castellano

Los pasados días 3, 4 y 5 de junio, un reducido pero destacado grupo de 6 miembros de Itsas Enara O. E. emprendió la ya tradicional salida ornitológica por tierras aragonesas.

En esta ocasión había dos objetivos principales: por un lado, poder escuchar y ver a la alondra de Dupont, y por otro, colmar por fin el ansia del avistamiento del quebrantahuesos de una de las integrantes de la expedición.

Nada más llegar al punto de referencia donde habíamos quedado con nuestro anfitrión y guía de la expedición, y casi sin tiempo para saludarnos entre nosotros, emprendimos ya nuestra primera ruta ornitológica.

En esta ocasión nos dirigimos hacia la zona esteparia de Gallur, donde a las primeras de cambio ya pudimos disfrutar del primer alcaraván en su medio natural (decimos esto de medio natural, porque algunos miembros del equipo sólo lo habían podido ver en su fase migratoria a su paso por Plaiaundi, que obviamente también es medio natural).

Gangas en el Planerón (Foto de archivo de Itsas Enara O.E.)

De todas formas, no tuvimos mucha suerte en lo meteorológico, ya que apenas podíamos desplegar los telescopios debido al fuerte viento, lluvia e incluso algo de fresco (unos 15ºC), de forma que la ya tradicional excursión se vio acompañada por la no menos tradicional meteorología adversa, tal y como vaticinó nuestro vicepresidente, más en el papel de Casandra que de Héctor. Pero ello no fue obstáculo para que pudiéramos observar el rápido vuelo de las primeras gangas y ortegas del fin de semana. También nos entretuvimos identificando las tres palomas bravía, torcaz y zurita, que en alguno momento casi estaban en el mismo ocular del observador. Todavía tuvimos tiempo de intentar poder distinguir a los cernícalos vulgares de los primilla en vuelo y ya con poca luz.

Nos sorprendió la abundancia de conejo que se veía por la zona, nuestro guía nos comentó que la población de conejo se había recuperado tras las la gran disminución provocada por la mixomatosis y la hepatitis vírica, al contrario de lo que ocurre en otras regiones. A pesar de todo pudimos observar algún ejemplar que parecía afectado por la mixomatosis, en los que se apreciaba una hinchazón alrededor de los ojos.

Después de esta primera tarde de ruta, llegamos a Zaragoza con la intención de cenar algo y acostarnos lo antes posible, cosa que fue imposible, ya que a eso de las 01h30 de la madrugada todavía estábamos en danza. Durante la cena pudimos degustar el plato tradicional de esta salida, una ensalada acompañada por helado de tomate, y a su vez acordarnos de algún miembro de I.E. al que por lo visto le encantó.

El sábado por la mañana diana a las 6.30 para a continuación dirigirnos hacia Belchite y  la reserva ornitológica del Planerón.

Panorámica Planerón. Autor: Itsas Enara O.E.

Aunque pusimos ganas en el intento de localizar a la alondra de Dupont, esta vez no hubo suerte, ni siquiera la oímos y mucho menos verla, al menos tenemos una buena excusa para volver por estos lares el año que viene.

Lo que sí que nos maravilló fue el espectacular paisaje de la zona. En esta ocasión pudimos observar más gangas, eso sí, de lejos, y numerosas calandrias que nos obsequiaban con sus melódicos cantos de altura. También se pudo observar bastante bien a la terrera común y a la marismeña, además de fotografiar a un bonito críalo, cosa que la tarde anterior lo hicimos a duras penas. Por otro lado, pudimos contemplar cómo un zorro, en la distancia y ajeno a nuestra presencia, se esforzaba en poder conseguir un buen desayuno.

Críalo. Autor: Lukas Arbeloa

Con la comida tuvimos uno de los momentos cumbre del fin de semana, y fue, mientras preparábamos los bocadillos en Tosos, el poder contemplar en el mismo segundo un par de águilas perdiceras posadas, un águila real sobrevolando muy cerquita nuestras cabezas y dos azores. El momento fue espectacular.

Una de la perdiceras llevaba un transmisor con antena, así que estaba siendo controlada por la administración, control que parece que está sirviendo únicamente para constatar  que la mortandad por causas antropógenas es muy elevada, en lo que va de año se han detectado 2 ejemplares muertos por veneno, otro tiroteado y otro muerto por colisión contra un tendido eléctrico. Malas perspectivas para la especie.

Una vez pasado este momento dulce, y mientras una totovía nos despedía en lo alto con su atractivo canto, nos dirigimos esta vez hacia otro espectacular paisaje: la Sima de San Pedro en Oliete.

Barranco del Mortero. Autor: Itsas Enara O.E.Por el camino, y ya lloviendo (seguimos recordando a nuestro agorero vice), pudimos comprobar que Teruel existe, aunque respecto a sus habitantes tengamos dudas razonables; en 44 km de carretera pasamos por parajes desiertos y únicamente 2 pueblos. Por el camino, además de varios grupos de cabras, alguna en terreno llano,  tuvimos ocasión de observar varios escribanos montesinos, así como poder hacer una parada en el cañón del Mortero cerca de Alacón, sitio espectacular que merecería una buena caminata por los alrededores. También nos sorprendió a algunos miembros del grupo, ver un par de cucos en ambientes esteparios, la sorpresa se desvaneció rápidamente ante la contundente respuesta del guía: mientras hay pajaritos a los que poder parasitar, no hay problema. Pues ahí queda.

 

 

Al llegar a la sima de San Pedro, pudimos entretenernos intentando identificar varias currucas que se movían por los arbustos de la zona. Además de varias rabilargas pudimos identificar una tomillera.

Sima de San Pedro La sima de San Pedro es un agujero espectacular de unos pocos metros de diámetro en el que distintas especies de aves (chovas piquirrojas, vencejos reales, aviones comunes, gorriones chillones y domésticos, etc.) buscan refugio.

Semejante estrechez de diámetro dificulta la entrada y salida de los pájaros, y que aprovechan los predadores como el alcotán que vimos, para intentar agenciarse una buena cena. Justo en el momento que nos íbamos, apareció un grupo de cerca de 200 chovas con la más que probable intención de adentrarse en la sima. Desgraciadamente no lo pudimos ver por lo tardío que se nos estaba haciendo. Aprovechamos para  rastrear  la zona y ver si como en alguna expedición anterior aparecía el búho real, esta vez no hubo suerte, aunque la intentona fue bonita y agradable.

Ya de vuelta hacia el alojamiento, después de saciar nuestro voraz apetito, y con una buena paliza encima, pudimos observar varios mustélidos en la cuneta de la carretera, que pudimos identificar, no sin discusión previa, como garduñas.

 

 

El domingo por la mañana nos dirigimos hacia la Sierra de Guara para poder cumplir con el segundo objetivo de la expedición, es decir, el quebrantahuesos.

Sierra de Guara

El paisaje y la zona en sí ya merecen la pena, pero si a esto se le suma el segundo momento cumbre del fin de semana, ya no se puede pedir más; estábamos observando e intentando fotografiar a una preciosa curruca carrasqueña, cuando alguien del grupo se dio cuenta de que justo encima nuestro, y portando un hueso de considerable tamaño (esta vez los veterinarios no quisieron arriesgarse con la posible procedencia del susodicho material óseo...) nos estaba sobrevolando un majestuoso quebrantahuesos adulto. El momento fue hermoso, y también peligroso, ya que obviamente el bicho en cuestión estaba intentado localizar algo duro en el que descargar su hueso, y nuestras cabezas podían ser un claro objetivo... así que convenimos que para próximas visitas a la zona, no estaría de más agenciarse con algún casco tipo cicloturista, escalador o incluso contrarrelojista....

Quebrantahuesos en la Sierra de Guara. Autor: Itsas Enara O.E.

Además de un bonito listado de rapaces, alimoches, peregrino, águila culebrera y calzada, observamos varios grupos de cabra doméstica asilvestrada y una hembra de cabra montés con cabrito, estás últimas procedentes de escapes de una finca vallada cercana y que han originado el asentamiento de una pequeña población de cabra montés que se está extendiendo hacia el norte, ¿podremos ver de nuevo Capra pyrenaica en los Pirineos?.

En fin, el fin de semana resultó muy intenso y muy divertido en su totalidad, y desde aquí, queremos agradecer una vez más la excepcional tarea de nuestro anfitrión y guía. Gracias Javier.

El Planerón. Autor: Itsas Enara O.E.

Miembros de la excursión: Javier, Julia, Aitzol, Xeider, Aintzane y Lukas

Listado de especies:

Nombre común Izen arrunta Nombre científico
Cigüeña blanca Amiamoko zuria Ciconia ciconia
Ánade real Basahatea Anas platyrhynchos
Quebrantahuesos Ugatza Gypaetus barbatus
Buitre leonado Sai arrea Gyps fulvus
Alimoche común Sai zuria Neophron percnopterus
Águila real Arrano beltza Aquila chrysaetos
Águila culebrera Arrano sugezalea Circaetus gallicus
Aguililla calzada Arrano txikia Hieraaetus pennatus
Águila azor-perdicera Bonelli Aztore-arranoa Hieraaetus fasciatus
Milano real Miru gorria Milvus milvus
Milano negro Miru belza Milvus migrans
Aguilucho lagunero Zingira mirotza Circus aeruginosus
Busardo ratonero Zapelatz arrunta Buteo buteo
Azor común Aztore arrunta Accipiter gentilis
Cernícalo vulgar Belatz gorria Falco tinnunculus
Cernícalo primilla Naumann belatz Falco naumanni
Alcotán europeo Zuhaitz-belatza Falco subbuteo
Halcón peregrino Belatz handia Falco peregrinus
Perdiz roja Eper gorria Alectoris rufa
Codorniz común Galeperra Coturnix coturnix
Alcaraván común Atalarra Burhinuus oedicnemus
Gaviota reidora Antxeta mokogorria Larus ridibundus
Gaviota patiamarilla Kaio hankahoria Larus michahellis
Ganga ortega Ganga azpibeltza Pterocles orientalis
Ganga ibérica Ganga azpizuria Pterocles alchata
Paloma bravía Haitz-usoa Columba livia
Paloma zurita Txoloma Columba oenas
Paloma torcaz Pagausoa Columba palumbus
Tórtola turca Usapal turkiarra Streptopelia decaocto
Tórtola común Usapal arrunta Streptopelia turtur
Cotorra argentina - Myiopsitta monachus
Cuco común Kukua Cuculus canorus
Críalo europeo Kuku mottoduna Clamator glandarius
Mochuelo europeo Mozoloa Athene noctua
Vencejo común Sorbeltz arrunta Apus apus
Vencejo real Malkar-sorbeltza Apus melba
Abubilla Argi-oilarra Upupa epops
Abejaruco común Erlatxoria Merops apiaster
Pito real Okil berdea Picus viridis
Pico picapinos Okil handia Dendrocopos major
Alondra común Hegatxabal arrunt Alauda arvensis
Cogujada común Kutturlio arrunta Galerida cristata
Alondra totovía Pirripioa Lullula arborea
Terrera común Txoriandre arrunta Calandrella brahydactyla
Terrera marismeña Txoriandre pispoleta Calandrella rufescens
Calandria común Kalandria Melanocorypha calandra
Avión roquero Haitz-enara Ptyonoprogne rupestris
Golondrina común Enara arrunta Hirundo rustica
Avión común Enara azpizuria Delinchon urbicum
Bisbita campestre Landa txirta Anthus campestris
Lavandera blanca Buztanikara zuri Motacilla alba
Lavandera cascadeña Buztanikara horia Motacilla cinerea
Petirrojo Txantxangorria Erithacus rubecula
Ruiseñor común Urretxindorra Luscinia megarhynchos
Colirrojo tizón Buztangorri iluna Phoenicurus ochruros
Collalba gris Buztanzuri arrunt Oenanthe oenanthe
Collalba rubia Buztanzuri ori Oenanthe hispanica
Zorzal charlo Garraztarroa Turdus viscivorus
Mirlo común Zozo arrunta Turdus merula
Roquero solitario Harkaitz-zozo urdina Monticola solitarius
Curruca capirotada Txinbo kaskabeltz Sylvia atricapilla
Curruca cabecinegra Txinbo burubetz Sylvia melanocephala
Curruca tomillera Ezkai-txinbo Sylvia cospicillata
Curruca carrasqueña Txinbo papargorrizta Sylvia cantillans
Curruca rabilarga Etze-txinboa Sylvia undata
Cistícola buitrón Ihi-txori Cisticola juncidis
Cetia ruiseñor Errekatxindorra Cettia cetti
Zarzero políglota Sasi-txori arrunta Hippolais poliglota
Reyezuelo listado Erregetxo bekainzuria Regulus ignicapilla
Chochín Txepetxa Troglodytes troglodytes
Carbonero común Kaskabeltz handia Parus major
Carbonero garrapinos Pinu-kaskabeltza Parus ater
Herrerillo común Amilotx urdina Parus caeruleus
Mito Mitoa Aegithalos caudatus
Agateador común Gerri-txori arrunta Certhia brachydactyla
Urraca Mika Pica pica
Arrendajo Eskinusoa Garrulus glandarius
Grajilla Bele txikia Corvus monedula
Chova piquirroja Belatxinga mokogorria Pyrrhocorax pyrrhocorax
Corneja negra Belabeltza Corvus corone
Cuervo Erroia Corvus corax
Estornino negro Arabazozo beltza Sturnus unicolor
Oropéndola Urretxoria Oriolus oriolus
Gorrión común Etxe-txolarrea Passer domesticus
Gorrión molinero Landa-txolarrea Passer montanus
Gorrión chillón Harkaitz-txolarrea Petronia petronia
Pinzón vulgar Txonta arrunta Fringilla coelebs
Pardillo común Txoka arrunta Carduelis cannabina
Jilguero Karnaba Carduelis carduelis
Verderón común Torru arrunt Cardulis chloris
Verdecillo Txirriskil arrunt Serinus serinus
Escribano soteño Hesi-berdantza Emberiza cirlus
Triguero Gari-berdantza Emberiza calandra
Escribano montesino Mendi-berdantza Emberiza cia
Conejo de monte Mendi-untxia Oryctolagus cuniculus
Cabra montés Basahuntza Capra hispanica
Zorro Azeria Vulpes vulpes
Garduña Lepahoria Martes martes
Cabra doméstica asilvestrada Ahuntz

Capra hircus

Subir